El embargo al comercio de Estados Unidos con Cuba se implementó en 1960 y, después de un breve deshielo bajo un presidente que rápidamente se volvió a congelar con el siguiente, allí permanece hoy.

Dicho esto, durante muchos años el embargo de viajes ha tenido tantos agujeros que muchos ciudadanos estadounidenses han ido y venido, y al menos tres aerolíneas comerciales están listas para transportarlos allí.

En cuanto a otros tipos de actividades comerciales, otros países aprovecharon hace mucho tiempo la oportunidad de sacar provecho de los famosos puros y ron de Cuba.

Eso complica la cuestión de qué oportunidades podrían encontrar las empresas estadounidenses en Cuba si el embargo realmente termina y si termina.

Eventos recientes

En 2015, el presidente Barack Obama anunció que Estados Unidos aliviaría las restricciones al comercio y los viajes con Cuba. El anuncio fue recibido con entusiasmo por aficionados a los puros, bebedores de ron, viajeros de placer y algunos, pero no todos, expatriados cubanos.

Poco después de su elección, el presidente Donald Trump dijo que podría revertir ese acuerdo si Cuba no aceptaba más concesiones. A principios de 2020, no se han tomado medidas sustanciales y las restricciones a los viajes y el comercio siguen vigentes en gran medida.

«En gran parte» significa que ha habido pequeños golpes oficiales de vez en cuando que aparentemente están destinados a advertir a Cuba que Estados Unidos podría ponerse duro si quisiera. Por ejemplo, a fines de 2019, la administración ordenó detener los vuelos estadounidenses a destinos cubanos, excepto La Habana.

Sigue el dinero
La realidad es que los productos cubanos ya están ampliamente disponibles en Europa y otras partes del mundo. Si Estados Unidos se convierte en un socio comercial más activo con Cuba, es probable que las mismas corporaciones multinacionales europeas que distribuyen productos cubanos al resto del mundo controlen la distribución de esos productos también en los Estados Unidos.

Para comprender las oportunidades potenciales para los inversionistas, es útil conocer un poco de historia y tener una idea de cómo funcionan las grandes empresas en Cuba ahora.

Una breve historia
Antes de que Fidel Castro llegara al poder en 1959, un porcentaje enorme de la economía cubana estaba bajo el control de corporaciones estadounidenses. Las empresas estadounidenses incluso dominaron los servicios públicos y los ferrocarriles de la isla. También controlaban una parte importante de sus recursos naturales, incluidas las industrias azucarera, ganadera, tabacalera, maderera, petrolera, minera y agrícola.

La empresa británica Imperial Tobacco tiene derechos exclusivos para distribuir puros cubanos en todo el mundo, aunque no se pueden vender en los EE. UU.
El nuevo gobierno comunista de Cuba nacionalizó todos estos bienes, reclamándolos en nombre del pueblo cubano. Estados Unidos tomó represalias imponiendo un embargo comercial con la esperanza de derrocar al gobierno cubano.

Seis décadas después
Tras el paso de seis décadas que vio el colapso de la Unión Soviética, el fin de la Guerra Fría y el paso de la antorcha de Fidel Castro a su hermano Raúl, es claro para todas las partes que el embargo comercial no logró su objetivo. objetivo.

Hoy en día, muchos argumentan que el embargo no tiene sentido real y que ponerle fin no solo hará felices a los consumidores estadounidenses, sino que también promoverá el objetivo de brindar un mayor nivel de libertad a los ciudadanos de la nación isleña.

Grandes empresas, estilo comunista
Es posible que la Revolución haya liberado a la isla del dominio de los intereses comerciales de Estados Unidos, pero incluso a los comunistas les gusta obtener ganancias. En consecuencia, el gobierno de Castro firmó hace mucho tiempo acuerdos con empresas multinacionales con sede en Europa para distribuir productos cubanos, incluidos sus famosos puros y ron.

La empresa británica Imperial Tobacco, que cotiza en la bolsa de valores de Londres con el símbolo ticker IMT, tiene derechos exclusivos para distribuir puros cubanos en todo el mundo (excepto en los EE. UU.) A través de una red enredada de entidades corporativas que incluye una propiedad del 50% de la Corporación Habanos, la empresa cubana. empresa tabacalera del gobierno.

Habanos, como se le conoce en Cuba, controla su marca mediante la celebración de acuerdos de distribución limitados y cuidadosamente controlados en cada país en el que opera. Si enciende un puro cubano en cualquier parte del mundo, una parte de las ganancias regresa a Imperial Tobacco.

Ron Doings
El negocio del ron en Cuba teje una red enmarañada similar. Cuando Castro asumió el mando, los fabricantes de ron, incluidos Bacardi Limited y Jose Arechabala S.A., fueron expulsados del país.

Los franceses entraron en la refriega cuando Pernod Ricard, que cotiza en Francia como RI.PA, unió fuerzas con la estatal cubana Cubaexport y comenzó a vender la famosa marca de ron Havana Club, anteriormente producida por José Arechabala.

(Bacardi produce un ron con el mismo nombre en Puerto Rico, usando una receta de la familia Arechabala, a la venta solo en los EE. UU.)

Demanda de EE. UU.
Entonces, la oportunidad de distribuir los productos cubanos más familiares en los EE. UU. Puede haber desaparecido hace mucho tiempo. Pero eso no significa que no haya otras oportunidades, tanto en bienes importados a Estados Unidos como en bienes exportados a Cuba.

Todavía hay un gran obstáculo si eres riguroso en seguir las reglas establecidas en el oscuro pasado. Las estimaciones razonables sitúan el valor total de los activos estadounidenses incautados por el gobierno cubano en algún lugar en el rango de $ 7 mil millones. La ley estadounidense exige que se reembolse el dinero antes de que se pueda levantar el embargo comercial.

Es muy poco probable que el gobierno cubano entregue el efectivo, aunque siempre existe la posibilidad de que se pueda hacer algún otro arreglo que abra la puerta a nuevos negocios.

El estado del turista
En el frente del turismo, los estadounidenses ya se dirigían a Cuba a través de Canadá, México, Europa y otros países que tienen vuelos con destino a La Habana mucho antes de que el presidente Barack Obama levantara el embargo de viajes en 2015.

Hasta el día de hoy, existen excepciones a la prohibición para grupos universitarios, investigación académica, periodismo y reuniones profesionales. Viajar a Cuba con artistas y competidores atléticos también está bien. Se permiten visitas familiares. Se permiten visitantes humanitarios. En resumen, casi cualquiera podría llegar a Cuba con una o más de esas excepciones.

En este momento, los cruceros estadounidenses no pueden hacer escala en Cuba, pero American Airlines, JetBlue y Southwest ofrecen vuelos comerciales desde los EE. UU.

Un sitio oficial cubano deja en claro que los pasaportes estadounidenses todavía son bienvenidos en Cuba, no hay problema.

Oportunidades cubanas
La belleza tropical de Cuba tiene un atractivo obvio para los viajeros, pero el país ofrece la posibilidad de obtener ganancias para empresas más mundanas. Alimentos, ropa e implementos agrícolas son posibles importaciones cubanas. La envejecida infraestructura de la isla necesita urgentemente una actualización, lo que debería presentar oportunidades para las empresas de construcción, proveedores de cemento y otros materiales de construcción, ingenieros, arquitectos y constructores de viviendas.

Justo al sur de Florida
También es probable que haya una gran demanda de agentes inmobiliarios, ya que los estadounidenses buscan segundas residencias o casas de retiro en una parte más soleada del mundo. Las ventas de automóviles son otra posible oportunidad. Las compañías navieras ganarían dinero y generarían empleos, particularmente en la parte sur de los EE. UU., A medida que un número creciente de productos se entregan de un lado a otro entre las dos naciones.

Además, es probable que las grandes y medianas empresas y los empresarios, tanto dentro como fuera de la isla, identifiquen oportunidades de nicho rentables para todo, desde productos del mar hasta lociones bronceadoras, si las relaciones renovadas crean oportunidades.

¿Cuándo sucederá esto?
¿Cuándo se levantarán todas las sanciones y se normalizarán las relaciones comerciales? La mayoría de los expertos están de acuerdo en que no será pronto. Los vínculos económicos pueden tardar en desarrollarse, las políticas relacionadas con Cuba son complejas y las empresas pueden ser cautelosas a la hora de entablar relaciones con un país conocido por nacionalizar activos, aunque sea hace mucho tiempo. Mientras tanto, la fruta prohibida de Cuba seguirá atormentando a sus vecinos del norte.

.

Este artículo fue publicado por James McWhinney en Investopedia.com – actualizado el 10 de enero de 2020

Las fotos de portada son nuestras

Pin It on Pinterest

Share This