En Estados Unidos, la gente cree que viajar es inherentemente educativo y es un derecho humano. Todo lo que hacemos en nuestro trabajo diario está supuestamente dedicado a crear un Estados Unidos más acogedor y globalmente comprometido y un mundo más pacífico.

El libre intercambio de personas e ideas es uno de los principios fundamentales de EE. UU. El bloqueo y la prohibición de viajar a Cuba socavan ese principio e inhiben la capacidad de Estados Unidos para generar confianza. También socava nuestro liderazgo en todo el hemisferio occidental. El levantamiento del embargo creará un entorno de buena voluntad, confianza mutua y cooperación, que es fundamental si queremos cultivar relaciones efectivas entre las instituciones de educación superior en nuestros dos países.

En junio de 2011, el ex candidato presidencial demócrata George McGovern se pronunció en contra de la prohibición de viajar antes de visitar Cuba y señaló:

«Es una política estúpida. No hay ninguna razón por la que no podamos ser amigos de los cubanos y viceversa. Muchos de ellos tienen parientes en Estados Unidos y algunos estadounidenses tienen parientes en Cuba, así que deberíamos tener libertad para viajar». .. Parece que pensamos que es seguro abrir la puerta a mil millones de comunistas en China, pero por alguna razón, los cubanos nos tienen mucho miedo».

Bob Whitley, presidente de la Asociación de Operadores Turísticos de Estados Unidos, ha apoyado las medidas, remarcando «si a los estadounidenses no les gustan las políticas del gobierno de un país, pueden optar por no ir. Pero mucha gente quiere ver Cuba porque se les ha negado el derecho.«

En el sistema estadounidense de derechos naturales y poderes gubernamentales enumerados, la carga no recae en los ciudadanos estadounidenses para demostrar el valor de su libertad frente a la intervención estatal, sino directamente en el estado para justificar esa intervención. Este concepto básico, esta «presunción de libertad«, es relativamente poco controvertido entre la mayoría de los conservadores cuando se trata de intrusiones gubernamentales como mandatos de Obamacare, dominio eminente o decomiso de activos civiles. Incluso es bien aceptado para otros asuntos comerciales como las cuotas de azúcar: que los impedimentos gubernamentales al libre comercio deben eliminarse a menos que el estado proporcione una razón legítima y convincente para mantenerlos.

Cuando se trata de Cuba, sin embargo, surge un estándar diferente: la presunción favorece inexplicablemente la restricción estatal al libre comercio y a los viajes, y el ciudadano debe demostrar, a menudo de manera imposible, que dichas restricciones son perjudiciales no solo para él sino también para Estados Unidos. y Cuba (y que levantarlos no empeoraría las cosas).

 

Pin It on Pinterest

Share This